Skip to navigation Skip to main content Skip to site map

News

 

Aspectos más destacados del ejercicio de 2003

Aspectos más destacados


Actividades correspondientes al MIGA en su conjunto

  • Cinco nuevos miembros: Afganistán, Gabón, Rwanda, Tayikistán, Timor-Leste
  • El período de suscripción al aumento general del capital finalizó en marzo de 2003; 133 países miembros lo suscribieron o se comprometieron a hacerlo; esto representa el 97% del aumento del capital procurado, que era de US$850 millones
  • Se estableció una nueva oficina fuera de la sede, en Singapur
  • Se organizaron siete "oficinas móviles", que visitaron África occidental, África meridional, Asia meridional, Asia oriental, Europa y Asia central, América Latina y Oriente Medio y Norte de África (dos)

Garantías

Cobertura para esferas prioritarias 1

  • 19 proyectos en países habilitados para recibir financiamiento de la AIF2
  • 8 proyectos en África al sur del Sahara
  • 12 inversiones "del sur en el sur"3
  • 10 inversiones en pequeñas y medianas empresas (PYMES)4

Hitos en materia de garantías

  • Por primera vez se otorgó cobertura para proyectos en Burundi, Serbia y Montenegro y la República Árabe Siria.
  • Dos proyectos respaldados por el MIGA recibieron premios: Baymina Enerji, proyecto de electricidad realizado en Turquía, consiguió el Premio de Operación de Electricidad del Año correspondiente a 2002 otorgado por Project Finance International; el proyecto de la Clínica Coltea, proyecto de renovación de un hospital en Rumania, obtuvo el premio Proyecto del Año de Global Trade Review.
  • Primer contrato de reaseguros facultativos otorgado por el MIGA a la Organización de Seguros de Créditos para la Exportación (Export Credit Insurance Organization. ECIO), de Grecia.

Cooperación

  • Suscripción de tres nuevos acuerdos de cooperación con el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), el Export-Import Bank de Rumania y la Agence nationale chargée de la promotion des investissements et des grands travaux (APIX), de Senegal.
  • Reaseguro Facultativo proporcionado al MIGA: €142,5 millones más US$100 millones para tres proyectos.
  • Reaseguro Facultativo proporcionado por el MIGA: €7,6 millones más US$71 millones para tres proyectos.
  • Programa de capacitación dictado en Europa a 40 representantes de instituciones asociadas con las que el MIGA ha suscrito memorandos de entendimiento y oficiales de enlace con el sector privado.

Siniestros

  • En un siniestro presentado y registrado en el MIGA, referente a una inversión en Argentina, el Organismo colabora activamente con el inversionista y con el gobierno anfitrión para llegar a una solución beneficiosa para todas las partes.

Servicios de asistencia técnica

Actividades

  • 71 actividades de asistencia técnica realizadas en respaldo de 28 proyectos en 30 países, junto con varias iniciativas regionales y mundiales.
  • 35 de las actividades de asistencia técnica beneficiaron a países habilitados para recibir financiamiento de la AIF.
  • 16 de las actividades de asistencia técnica beneficiaron a países de África al sur del Sahara.
  • Se cumplieron con creces los objetivos de uso de servicios en línea y se superó en un 67% el nivel del ejercicio anterior.

Productos y servicios

  • Se puso en marcha el Programa de desarrollo de información sobre inversionistas de FDI Xchange (IIDP de FDIX), que otorga donaciones a países en respaldo de proveedores de contenido.
  • Se capacitó a más de 60 proveedores de contenidos asociados del programa FDI Xchange a escala mundial, en administración remota de contenidos mediante la utilización de capacitación a distancia y videoconferencias.
  • Se realizaron evaluaciones ex post de programas de fortalecimiento de la capacidad, de dos años de duración, en Corea del Sur, Filipinas y Tailandia.
  • Se conceptualizaron y aplicaron otras iniciativas de promoción sectorial, incluido un programa de inversiones turísticas en Tanzanía y un programa de tecnología de infraestructura de comunicaciones en Senegal.

Asociaciones y cooperación

  • Se colaboró con el Grupo del Banco Mundial, el FIAS (Servicio de Asesoría sobre Inversión Extranjera) y la CFI (Corporación Financiera Internacional) en el diseño y la aplicación de componentes de promoción de inversiones de proyectos de desarrollo del sector privado, incluidas nuevas iniciativas en Bangladesh, Bosnia y Herzegovina, Federación de Rusia, Kenya, República Democrática del Congo, Rumania y Serbia y Montenegro.
  • Se dio término a la Iniciativa Miyazawa mediante la culminación de un estudio de determinación de parámetros competitivos en seis países de Asia.
  • Se diseñaron y aplicaron varias iniciativas de desarrollo del sector privado en la región de América Latina y el Caribe, en colaboración con el Grupo del Banco Mundial.
  • Se colaboró con asociados del Grupo del Banco Mundial en un proyecto para Europa y Asia central, que orientó el programa de trabajo de un préstamo para el aprendizaje y la innovación en Armenia.
  • Se procuró que los inversionistas aprovecharan el mayor acceso al comercio con África en el marco de una ley de crecimiento y oportunidades para África (AGOA, African Growth and Opportunities Act) de los Estados Unidos, a través de la Asociación entre el MIGA y Suiza, iniciativa multilateral que se puso en marcha en el ejercicio de 2002.

Carta del Presidente al Consejo de Gobernadores




El ejercicio pasado fue especialmente difícil, pues gran número de factores -como el conflicto en Iraq y la epidemia del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS)- suscitaron considerable ansiedad e incertidumbre en todo el mundo. Por segundo año consecutivo se experimentaron abrumadores problemas, lo que hace tanto más acuciantes los desafíos con los que se ven confrontados los países en desarrollo del mundo. Es indudable que el impacto del malestar económico actual recae con mayor intensidad sobre los pobres.

En este contexto, las instituciones del Grupo del Banco Mundial tienen un papel especialmente importante que cumplir. Los objetivos de desarrollo del milenio (ODM)5, en virtud de los cuales se procura reducir a la mitad, a más tardar en 2015, el número de personas que viven en la pobreza en el mundo, siguen revistiendo decisiva importancia. Al producirse una retracción de las economías del mundo y paralizarse o contraerse los mercados es esencial que las instituciones públicas se hagan presentes para tratar de llenar ese vacío. Nuestra institución mantiene su determinación de cumplir la misión de aliviar la pobreza y ayudar a las personas a ayudarse a sí mismas y a su entorno proporcionando recursos, compartiendo conocimientos, fortaleciendo la capacidad y creando asociaciones en los sectores público y privado.

El MIGA sigue ocupando una posición clave a los efectos del cumplimiento de esta misión. Los países en desarrollo siguen necesitando, imperiosamente, inversiones privadas, pero las incertidumbres del entorno geopolítico influyen en gran medida en los riesgos que las personas están dispuestas a asumir en materia de inversiones y en relación con las perspectivas a más largo plazo de sus actividades. Es precisamente en este terreno donde una institución como el MIGA puede marcar la diferencia.

En el ejercicio pasado el programa de garantías del MIGA mantuvo el nivel de cobertura del ejercicio anterior, lo que representa un logro notable si se tiene en cuenta el entorno reinante y la disminución de la afluencia de inversiones extranjeras directas a los países en desarrollo. Al mismo tiempo el Organismo logró respaldar más proyectos, en más países, que en el ejercicio de 2002, y suscitar sólidos resultados en sus esferas prioritarias, consistentes en respaldar inversiones en los países más pobres del mundo, especialmente los de África al sur del Sahara; entre diferentes países en desarrollo; para empresas de pequeña y mediana escala, y para complejos proyectos de infraestructura.

El programa de asistencia técnica del MIGA sigue revistiendo suma importancia, y a este respecto, el pasado ejercicio registra sólidos resultados para el Organismo. Dado que los niveles de las inversiones extranjeras directas han venido reduciéndose en todo el mundo, lo que obedece en gran medida a las vacilaciones de los inversionistas, no puede subestimarse la importancia de un entorno saludable para las inversiones en los países que aspiren a obtenerlas. La labor de fortalecimiento de la capacidad y los servicios de asesoramiento del MIGA son muy valiosos para los gobiernos, y el alcance de la serie de servicios en línea que ofrece el Organismo se amplía continuamente, lo que permite a los gobiernos promover activamente oportunidades, en forma rápida y eficiente, para la comunidad de las inversiones en todo el mundo.

De cara al futuro, creo que la importancia del papel del MIGA no puede menos que aumentar. Las inversiones extranjeras seguirán siendo un factor decisivo para todos los países que tratan de lograr el desarrollo económico y la reducción de la pobreza. Además, el MIGA posee la singular y valiosa capacidad de actuar como agente catalizador de inversiones y ayudar a los inversionistas a mitigar los riesgos y respaldar los programas de promoción de inversiones de los países receptores.

Mucho me complace señalar, por último, que al final del período de suscripción al aumento general del capital del MIGA, que concluyó en marzo de 2003, los accionistas del Organismo aportaron o se comprometieron a aportar el 97% de los US$850 millones de nuevo capital que se procuraba obtener. Este capital adicional, junto con los US$150 millones aportados por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, reforzará considerablemente al MIGA en los próximos años y le permitirán ampliar el alcance y las repercusiones de sus actividades.

James D. Wolfensohn
30 de junio de 2003

Aspectos más destacados de las actividades de la Junta de Directores


Los 162 países miembros del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) orientan los programas y actividades del Organismo a través de un Consejo de Gobernadores y una Junta de Directores. Cada país designa a un Gobernador titular y a un suplente. Las facultades institucionales del MIGA residen en el Consejo de Gobernadores, que delega la mayor parte de sus atribuciones en una Junta formada por 24 Directores. El derecho de voto se pondera de acuerdo con la participación en el capital del MIGA que representa cada Director. Los Directores se reúnen regularmente en la sede del Grupo del Banco Mundial, en la ciudad de Washington; en esas reuniones examinan los proyectos de inversiones, se pronuncian sobre los mismos y supervisan las políticas generales en materia de gestión.

Los Directores también integran uno o más de los cinco comités permanentes, que ayudan a la Junta a cumplir sus funciones de supervisión, realizando exámenes detenidos de políticas y procedimientos. El Comité de Auditoría asesora a la Junta en materia de gestión financiera y otras cuestiones de gestión institucional para facilitar sus decisiones acerca de la política y el control financieros. El Comité de Presupuesto analiza determinados aspectos de los procedimientos institucionales, las políticas administrativas, las normas y las cuestiones presupuestarias que tienen una considerable incidencia en la relación entre costo y eficacia de las operaciones del Grupo del Banco. El Comité sobre la eficacia en términos de desarrollo (CODE) asesora a la Junta en materia de evaluación de operaciones y eficacia de éstas para impulsar el proceso de desarrollo, a los efectos de observar los progresos realizados en el cumplimiento de la misión de reducir la pobreza que cumple el Banco. El Comité de Personal asesora a la Junta en relación con las remuneraciones y otras importantes cuestiones de política de personal. Además, los Directores forman parte del Comité sobre cuestiones administrativas relativas a los Directores Ejecutivos (CODAM), cuyo mandato fue ampliado en el ejercicio de que se trata, de modo de abarcar algunas esferas de gestión institucional de la Junta. Ese cambio se refleja en la nueva denominación del CODAM: Comité de Gestión Institucional y Cuestiones Administrativas Relativas a los Directores Ejecutivos (COGAM).

En el ejercicio de 2003, la Junta de Directores del MIGA aprobó la realización de 43 diferentes operaciones de garantía de inversiones. Además supervisó y examinó la estrategia y el proceso de planificación de políticas del MIGA. En el marco de los continuos esfuerzos para armonizar las estrategias sectoriales del Grupo del Banco Mundial, la Junta analizó y aprobó la nueva versión de la estrategia forestal. A través del CODE, los Directores tuvieron también la posibilidad de analizar la estrategia del Grupo del Banco Mundial en materia de desarrollo del sector privado en el sector de la energía eléctrica, en lo que fue un examen conjunto a cargo del Departamento de Evaluación de Operaciones del Banco Mundial, el Grupo de Evaluación de Operaciones de la CFI y la Unidad de Evaluación de Operaciones del MIGA.


Junta de Directores Ejecutivos del MIGA
Al 30 de junio de 2003

 

Mensaje del Vicepresidente Ejecutivo




La inestabilidad política y económica mundial siguió siendo la norma en el ejercicio de 2003. Diversos factores, como la crisis financiera en Argentina, la guerra en Oriente Medio y la epidemia de SRAS en Asia, afectaron a una economía mundial ya debilitada. Persistieron, en consecuencia, la escasa confianza de los inversionistas y las dificultades para obtener financiamiento para proyectos, y los niveles de la inversión extranjera directa siguieron disminuyendo.

Aunque condiciones de ese género suscitan un entorno operacional poco propicio, es exactamente en épocas como éstas que las instituciones públicas como el MIGA deben cumplir una función contracíclica especialmente importante. Por lo tanto, en un entorno de dificultades en la mayoría de las regiones del mundo, en el ejercicio de 2003 el MIGA brindó cobertura de garantías por un monto de US$1.400 millones, cifra que representa un leve incremento con respecto a la del ejercicio anterior. A la vez, tanto el número de proyectos respaldados como el de contratos suscriptos superaron los niveles del ejercicio anterior, hasta llegar a 37 y 59, respectivamente. El ejercicio fue también exitoso para el Organismo en cuanto a la consecución de sus objetivos cualitativos para esferas prioritarias, ya que el MIGA otorgó respaldo a ocho proyectos en África, 19 en países habilitados para recibir financiamiento de la AIF, 12 inversiones "del sur en el sur" y 10 inversiones en pequeñas y medianas empresas. Además garantizó inversiones en seis países afectados por conflictos. También en el ejercicio de 2003 el MIGA intensificó sus esfuerzos tendientes a respaldar proyectos en sectores clave en que se hace hincapié en los objetivos de desarrollo del milenio (ODM); por ejemplo en materia de proyectos de abastecimiento de agua y saneamiento.

Los mismos elementos desfavorables del entorno operacional general contribuyeron también a incrementar la demanda de servicios de asistencia técnica del MIGA, ya que los países en desarrollo procuraron atraer y retener las reducidas corrientes de IED. La demanda de servicios en línea del MIGA siguió aumentando, en tanto que el número de proveedores de contenido se duplicó en lo que respecta a FDI Xchange, el instrumento de promoción de inversiones basado en correo electrónico que utiliza el MIGA.

La presencia del MIGA sobre el terreno sigue creciendo: en el ejercicio de 2003 el Organismo abrió una nueva oficina en Singapur, que se agrega a las anteriormente establecidas en París, Tokio y Johannesburgo. Nuestras oficinas fuera de la sede resultan esenciales para aproximar más nuestra institución a los mercados y permitirle calibrar con mayor precisión las necesidades de los interesados y clientes de los países receptores. Se están aplicando planes de establecimiento de una oficina para África central y occidental.

Las asociaciones cumplieron un papel importante para el MIGA en el ejercicio de 2003, al ayudar al Organismo a lograr mayor alcance y potenciar sus recursos. El MIGA opera en más estrecha relación con otros componentes del Grupo del Banco Mundial, en especial en las esferas de las estrategias de asistencia a países, evaluaciones de riesgo de países y actividades encaminadas a mejorar el clima de inversiones. Además, muchos de los proyectos que contaron con garantías del MIGA en el ejercicio de 2003 incluyeron actividades de colaboración con la Corporación Financiera Internacional (CFI) y con otras instituciones multilaterales y bilaterales de desarrollo, como el Banco Asiático de Desarrollo, la Corporación de Desarrollo Industrial de Sudáfrica y KfW de Alemania, así como con organismos de crédito para la exportación, como NEXI, de Japón; SEC, de Eslovenia; ECICS, de Singapur; ECIO, de Grecia, y CESCE, de España. También logramos potenciar nuestra capacidad de suscitar efectos contracíclicos concertando a través de consorcios considerable capacidad de seguros privados para tres proyectos: el proyecto de energía eléctrica Maritza III, en Bulgaria; la inversión de Rabobank en actividades de filiales bancarias, en Brasil, y el proyecto de eléctrica Phu My 3, en Viet Nam. En todos esos casos logramos obtener para nuestros clientes plazos más largos que los que habrían podido obtener en el mercado privado.

Un hito importante para el Organismo en este ejercicio fue la culminación del período de suscripción ampliado del aumento general del capital del MIGA. Ciento treinta y tres países miembros efectuaron contribuciones, suscribiendo la totalidad o parte de sus acciones o presentando un instrumento de contribución a través del cual se comprometieron a efectuar la suscripción. Además de los US$150 millones aportados por el Banco Mundial, al cierre del ejercicio el MIGA había recibido el 76% del total de US$850 millones que procuraba obtener como aumento del capital. Esa proporción aumentará hasta llegar al 97% cuando efectúen la totalidad del pago los países que se han comprometido a efectuar la suscripción. Se trata de un importante indicio de la confianza que inspiran a los países miembros las actividades del MIGA, que dispone así de la capacidad adicional necesaria para cumplir su mandato de promover la inversión extranjera directa.

En el curso del año, el MIGA prosiguió asimismo sus esfuerzos tendientes a mejorar la gestión de riesgos y la gestión financiera, inclusive a través de la aplicación del marco de control interno del COSO 6 . Siguen reforzándose las actividades de certificación, por parte del COSO, de la fiabilidad de la declaración de datos financieros del MIGA que comenzó a realizarse en el ejercicio de 2002. En el ejercicio de 2003 comenzaron a integrarse los sistemas de gestión de riesgos del Organismo, y se preparó un nuevo modelo de determinación de costos y precios para las garantías. Esa labor continuará en el próximo ejercicio.

En el ejercicio anterior registramos un siniestro, que está siendo estudiado, referente a un proyecto en Argentina para el que el MIGA otorgó una garantía, vinculado con la mayor crisis financiera experimentada por el país. Hemos venido trabajando activamente con el inversionista y con el Gobierno argentino para resolver la cuestión. Ese siniestro es recién el segundo que haya registrado el MIGA, lo que pone de manifiesto la eficacia del conjunto de mecanismos de disuasión con que cuenta el Organismo y su capacidad para resolver controversias con los inversionistas. También cabe señalar que en junio de 2003 el MIGA recibió del Gobierno de Indonesia la partida final del reembolso correspondiente al primer siniestro recibido por el Organismo, pagado tres años antes.

En algunos casos el MIGA puede contribuir a resolver controversias referentes a inversiones, aunque no participe directamente a través de su programa de garantías, si su participación puede suscitar efectos positivos en el entorno de la inversión del país que recibe la asistencia. A este respecto hemos venido realizando negociaciones con inversionistas y con el Gobierno de Etiopía en relación con siniestros resultantes de medidas de expropiación adoptadas 27 años atrás, y nos complace señalar que en el ejercicio de que se trata se logró un avance tangible en esa esfera, ya que se han resuelto siete siniestros.

Dirigiendo la mirada hacia el próximo ejercicio, cabe señalar que el MIGA mantiene su compromiso de centrar la atención en las esferas prioritarias de respaldo de inversiones: en países habilitados para recibir financiamiento de la AIF, en África al sur del Sahara; "del sur en el sur", y en empresas de pequeña y mediana escala. También nos esforzaremos en promover inversiones en países afectados por conflictos y en respaldar los esfuerzos realizados por la comunidad del desarrollo a los efectos de la consecución de los ODM. Con respecto al programa de garantías, se dedicarán especiales esfuerzos a una diversificación regional y sectorial aún mayor y a mejorar los productos y servicios de modo de atender las cambiantes necesidades de los inversionistas. Además el Organismo brindará orientación en un mercado reducido y difícil, preservando la capacidad y los plazos y otorgando garantías para proyectos que se ejecuten en países o sectores considerados de riesgo.

Los recursos de fortalecimiento de la capacidad con que cuenta el MIGA se centrarán en países seleccionados, especialmente de África, que poseen las mayores oportunidades y necesidades de utilizar la asistencia para incrementar la afluencia de IED. Intentaremos especialmente vincular esas actividades con objetivos de comercio e inversión más amplios, como los de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África. También procuraremos ayudar a los países a aprovechar acuerdos de preferencias comerciales con la Unión Europea y con los Estados Unidos.

El MIGA sigue operando en un entorno difícil, pero las dificultades con las que se ven confrontados nuestros países miembros y los inversionistas extranjeros ponen de manifiesto la importancia de la función que cumple el Organismo. Al cumplirla, estamos deseosos de trabajar intensa y eficazmente con nuestros accionistas y clientes a los efectos de suscitar, a través de un efecto catalizador, la afluencia de IED productivas y sostenibles al mundo en desarrollo.

Motomichi Ikawa
30 de junio de 2003

Productos y servicios


Misión del MIGA: Promover la inversión extranjera directa en economías emergentes con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas y reducir la pobreza.

El MIGA procura cumplir este mandato en sus países miembros a través de:

  • Seguros contra riesgos políticos (garantías) para inversionistas y prestamistas
  • Fortalecimiento de la capacidad y servicios de asesoramiento, para facilitar las inversiones extranjeras directas
  • Difusión de información en línea sobre oportunidades de inversión
  • Servicios de mediación en controversias referentes a inversiones

Garantías

A través de sus garantías para inversiones, el MIGA ofrece protección para la realización de nuevas inversiones transfronterizas, incluidos proyectos que abarcan varios países, y para la expansión y privatización de proyectos existentes, contra los siguientes tipos de riesgos no comerciales:

  • Inconvertibilidad y restricciones a las transferencias de monedas
  • Expropiación
  • Guerra y disturbios civiles
  • Incumplimiento de contratos, entendido como la imposibilidad de ejecutar un laudo arbitral o decisión judicial contra el país anfitrión

Asistencia técnica

El MIGA refuerza la capacidad de los intermediarios de inversiones en los países miembros en desarrollo dotándolos de los instrumentos, las técnicas y los conocimientos técnicos necesarios para seleccionar y atraer inversiones extranjeras directas.

Difusión de información

El Organismo difunde información a través de una serie de servicios en línea sobre oportunidades de inversiones, condiciones de funcionamiento de las empresas y socios comerciales a través de los sistemas FDI Xchange, IPAnet y PrivatizationLink.

Mediación de controversias sobre inversiones

A través de su servicio de asesoramiento jurídico, el MIGA brinda orientación para promover la solución de controversias entre inversionistas y países miembros. En esos casos, el objetivo consiste en resolver las controversias antes de que alcancen un nivel que requiera un arbitraje formal.

Asociaciones


Participar en asociaciones es uno de los principios rectores del MIGA. En el ejercicio de que se trata, el MIGA siguió colaborando con otros aseguradores nacionales, entidades gubernamentales y organismos internacionales, a fin de alcanzar varios objetivos: hacer que los servicios y el enfoque sean complementarios; aumentar la capacidad del sector de los seguros contra riesgos políticos tomado en conjunto, y alentar a los aseguradores a aventurarse en mercados en que podrían sentirse incómodos si tuvieran que actuar por su propia cuenta. Además el MIGA, al igual que en ejercicios anteriores, participó en reuniones de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD) relacionadas con inversiones y no cesa de buscar oportunidades de cooperación y formación de sinergias con sus asociados africanos.

Esos esfuerzos dieron lugar, en el ejercicio de 2003, a la firma de sendos memorandos de entendimiento con el Banco Asiático de Desarrollo, el Export-Import Bank of Romania y la Agence Nationale Chargée de la Promotion des Investissements et des Grands Travaux (APIX) de Senegal, con lo que llegó a 33 el número de asociaciones.



1 Algunos proyectos se refieren a más de una esfera prioritaria.
2 La Asociación Internacional de Fomento (AIF), miembro del Grupo del Banco Mundial, ayuda a los países más pobres del mundo a reducir la pobreza proporcionándoles "créditos", que son préstamos con tasas de interés del 0%.
3 Inversiones de un país en desarrollo en otro país en desarrollo.
4 El MIGA comparte con la CFI una misma definición de trabajo de las PYMES: se entiende por pequeña empresa la que cumple dos de las tres condiciones siguientes: no más de 50 empleados, un total de activo no superior a US$3 millones, un monto anual de ventas no superior a los US$3 millones; se entiende por empresa de mediana escala la que cumple dos de las tres condiciones siguientes: hasta 300 empleados, un total de activo no superior a US$15 millones y un monto anual de ventas no superior a US$15 millones.
5 Se trata del marco de medición del avance en materia de desarrollo adoptado por la comunidad internacional del desarrollo en septiembre de 2000.
6 En el ejercicio de 2000, el MIGA comenzó una labor de observancia del Comité de organizaciones patrocinadoras (COSO) (una autoevaluación de control), destinada a identificar y abordar las principales esferas de riesgo en las operaciones del Organismo.

   
Apply for an Investment Guarantee
The World Bank Group logo